Narradores guatemaltecos contrademandarán a la FIFA

Hace unos días circuló por las redes sociales una noticia publicada en el blog El Espurio que muchos guatemaltecos tomaron por verdadera, a pesar del nombre del blog y que su lema es “¡Infundado bajo principios sólidos!“. La noticia informaba sobre la decisión de la FIFA de demandar a los narradores de fútbol de la T.V. guatemalteca por “malos y aburridos”. Al día de hoy, la noticia ha sido compartida más de 10,000 veces en Facebook, 490 veces en Twitter y tiene 152 comentarios solo en el blog. Si hay un tema en el que la mayoría, si no es que todos, estamos de acuerdo es en esto: los narradores de fútbol de la T.V. guatemalteca son malos, aburridos y mediocres. Sin embargo, por una manía que tengo de buscar ser empático, me puse a pensar en algo que podría ser usado en su defensa en el caso de la hipotética demanda de la FIFA. En otras palabras: defender lo indefendible.

Nunca me han interesado el derecho o las leyes, pero luego de leer la autobiografía de Nelson Mandela, la Apología de Sócrates de Platón, entre otras lecturas y ver la serie de abogados Suits, he desarrollado cierto gusto por el tema. Así que me puse a pensar: Si yo fuera el abogado defensor de los narradores ¿qué estrategia usaría para su defensa? Después de quebrarme la cabeza un poco llegué a la propuesta que presento a continuación.

Los canales y narradores guatemaltecos contrademandarán a la FIFA por los siguientes puntos:

  1. Debido al alto costo de los derechos de transmisión de los partidos del Mundial Brasil 2014 se quedaron sin presupuesto para capacitaciones para sus narradores y para contratar mejores.

  2. Debido a los malos arbitrajes durante los partidos del Mundial Brasil 2014 han cometido muchos errores al narrar como faltas jugadas que los árbitros no marcan y vice versa, afectando su imagen ante el público.

  3. Daños y perjuicios por llamarlos “malos y aburridos”.

En parte, creo que coincidimos en calificar como “malos y aburridos” a nuestros narradores porque hemos visto partidos narrados por profesionales mucho mejores y eso está bien. Siempre es bueno ver a los mejores para tenerlos de referencia y buscar inspiración. Pero, ¿qué pasaría si nos comparáramos nosotros con los mejores del mundo en nuestra profesión? ¿Qué tan bien librados saldríamos? Además, ¡¿lo que más nos preocupa de los canales nacionales son sus narradores de fútbol?! ¿A nadie le preocupa que casi no hayan programas educativos y culturales? Esto me lleva a otro tema mucho más relevante: la importancia de la cultura en la sociedad. En este genial artículo Un ataque político a las formas de vida, el periodista español Juan José Millás nos explica detalladamente esta importancia. Nuestro compatriota Luis Felipe Valenzuela trata los recientes acontecimientos en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias en su artículo Nos condenamos a la pobredumbre y nos invita a defender y valorar nuestros bienes culturales.

¿Han escuchado la frase “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”? Pues en este caso, parece que sería justo decir también que “cada pueblo tiene los narradores de fútbol que se merece“. Y para terminar, les quiero dejar otra frase llena de sabiduría:

“El peor enemigo de un gobierno corrupto es un pueblo culto”.

Centro_Cultural_Miguel_Angel_Asturias-Patrimonio_Cultural_de_la_Nacion_PREIMA20121010_0153_38
El maestro Efraín Recinos frente al Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

 

P.D.: Este post se iba a llamar “Defendiendo lo indefendible”, pero viendo el éxito del post de los amigos de El Espurio, espero atraer a más lectores con el gancho de la “contrademanda a la FIFA”. Ustedes me dirán.

Anuncios

Las cuatro estaciones chapinas

En los países que se encuentran en el hemisferio norte del planeta Tierra, hoy es el solsticio de verano. Es decir, el día más largo del año (el día con más horas de luz solar), el día en que empieza el verano. A nivel mundial, este día ha sido celebrado durante miles de años por pueblos de todas las culturas y creencias, resaltando la importancia del inicio del verano. Sin embargo, en Guatemala todos decimos que estamos en “invierno”. ¿A qué se deberá esta confusión de términos? ¿No habíamos quedado en que Guatemala es el “país de la eterna primavera”?

Si mal no recuerdo, la primera persona que me hizo esta observación fue Luis Mijangos (de quién era auxiliar de física en la universidad). Al principio no entendí la correción de Luis, pues yo también estaba seguro que esta época era “invierno” y además ¿a qué auxiliar le gusta que sus alumnos lo corrijan? :). Si lo pensamos un poco, la confusión es comprensible. Estamos en la época lluviosa del año y la lluvia hace que algunos días sean grises y fríos, al menos en la Ciudad de Guatemala (no creo que en Zacapa o Chiquimula sean tan fríos). Además, cada cuatro años una buena parte de la sociedad guatemalteca nos creemos argentinos o brasileños…

Sin embargo, creo que los guatemaltecos necesitamos empezar a llamar las cosas por su nombre y salir de tanta confusión que abunda en nuestra sociedad. Es cierto que las estaciones en nuestro país no están tan bien marcadas, pero llamar “invierno” al pleno inicio del verano no creo que sea de mucha ayuda. Así que, tomando como base que Guatemala es el “país de la eterna primavera” propongo que llamemos a nuestras estaciones de la siguiente manera:

  • Primavera fría: Diciembre, Enero y Febrero.
  • Primavera caliente: Marzo, Abril y Mayo.
  • Primavera lluviosa: Junio, Julio y Agosto.
  • Primavera otoñal: Septiembre, Octubre y Noviembre.

Y si están de acuerdo, que adoptemos La Primavera de Vivaldi como cuarta canción nacional, detrás del Himno Nacional, Soy de Zacapa y Luna de Xelajú.

¿Qué les parece la propuesta? ¿Qué otra confusión creen que es necesario erradicar de nuestra sociedad?