El conserje que implementó el primer sistema informático de la empresa

Escrito en conjunto con Amado Godínez.

Hace unos días, hablando en el almuerzo con mi compañero Amado Godínez,  nos contó una historia de superación que creo que vale la pena publicar y difundir.  Amado empezó a trabajar en la empresa cuando tenía 18 años, en enero de 1982.  El año anterior había abandonado la carrera de 4o Perito Contador, convencido de que lo suyo era estudiar un Técnico en Mecánica Diesel, así que, mientras empezaba esta carrera, le pidió a su papá que le consiguiera trabajo en la empresa en la que trabajaba desde hace 20 años: Cementos Progreso.

Amado empezó trabajando en el área de Producción de Planta La Pedrera como peón pues, con sólo 3o Básico aprobado, las opciones no eran muchas.  Amado cuenta que antes había trabajado en una zapatería y que nunca había tenido que hacer trabajos tan duros y físicamente demandantes, pero que los afrontó con la determinación de no defraudar a su padre.  Su primer trabajo fue en el grupo que hizo el cambio de ladrillo refractario en el Horno No. 4.  Fueron dos semanas (incluyendo sábados y domingos) trabajando de 7 de la mañana a 11 de la noche!  Luego lo asignaron en la limpieza de los silos de cemento y de cal a los cuales lo ingresaban en una silla con garrucha para que limpiara el interior. Después realizó varios trabajos: el cambio de bolas de acero de los molinos, chapear la grama de los campos de La Pedrera, barrer la calle principal de la planta, entre otros.  Un día, luego de una dura jornada de trabajo, parado frente al edificio administrativo se acercó a tocar la pared exterior y elevó al cielo la siguiente petición: “DIOS, permíteme trabajar en este edificio“. Como veremos en un momento, esta petición le fue concedida años más tarde.  Después de cinco meses de trabajar en la empresa y por diversos motivos, Amado recibió su primer ascenso y pasó a trabajar como conserje en el departamento de Ventas.

En esa época aún no habían sistemas informáticos en la empresa, por lo que todas las actividades tenían que realizarse de forma manual o con máquinas de escribir mecánicas.  Amado cuenta que luego de terminar sus tareas de conserje (limpieza del área, servir café, llevar correspondencia a otras áreas, sacar fotocopias, etc.) se ofrecía para ayudar en las actividades de facturación y así fue aprendiendo el teje y maneje de este proceso.  Siguiendo los consejos de una persona que le decía: “Estudiá informática patojo, eso tiene futuro”, Amado le tomó la palabra y se inscribió en un curso de programación de computadoras. Por ese tiempo, estamos ya en 1984, se usaban los lenguajes de programación COBOL y Basic.  Para poder pagar un año completo del curso pidió un préstamo en el área de RR.HH. de la empresa, la cual, al saber que era para formación profesional, no dudaron en concedérselo. Por el mismo tiempo, se empezaban a escuchar rumores: “Dicen que van a poner computadoras para automatizar la facturación…” a lo que los más escépticos decían: “Eso no se puede hacer! Cómo va a poder facturar una computadora??!!”  Amado los escuchaba mientras hacía sus tareas de conserje y les respondía con la voz tranquila que lo caracteriza y con la seguridad que da el conocimiento:  “SI SE PUEDE…

Esta historia continuará…

Anuncios

4 comentarios en “El conserje que implementó el primer sistema informático de la empresa”

  1. Sinceramente… te felicito por la narrativa, el argumento y la caracterización del personaje (“el conserje”) estaré expectante de la segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s